Sensores de alta corriente

Sensores de alta corriente

“La energía renovable y la creciente electrificación son el futuro para un mundo más sostenible y LEM lo ha tenido en mente al destinar sus conocimientos al diseño de estos sensores de alta corriente sin núcleo”, declaró Thomas Hargé, vicepresidente de gestión de productos de LEM. “Los sensores FRS y FL representan un gran paso adelante hacia la sostenibilidad en aplicaciones industriales y ferroviarias, y proporcionarán nuevas soluciones técnicas a los numerosos retos que necesitamos superar al desarrollar sistemas y aprovechar al máximo la energía renovable”.

LEM, empresa especializada en tecnología de medida eléctrica, anuncia una nueva generación de sensores de corriente sin núcleo ecológicos que respaldan la expansión del sector de la energía renovable y la mayor electrificación global.

Los sensores OLCI (Open Loop Coreless Integral), que son capaces de medir altas corrientes CC de 2kA a 42kA sin limitaciones para los picos de corriente, se caracterizan por su gran apertura para medir altas corrientes de forma exacta en grandes barras colectoras con un ancho de banda de hasta 1MHz para aplicaciones de alta frecuencia. También son notablemente más ligeros (80%) y económicos que los transductores de corriente en lazo abierto y cerrado que funcionan con el mismo rango de medida de corriente.

LEM dispone de dos versiones de los sensores de alta corriente OLCI: el modelo FRS para aperturas de la barra colectora primaria de 104mm x 22mm y el modelo FL para aperturas de hasta 300mm x 100mm. Al ser un transductor dividido, el FL se puede abrir y conectar directamente a cualquier punto de la barra colectora sin necesidad de abrir la barra colectora, lo cual facilita su instalación y mantenimiento.

Las credenciales de sostenibilidad de los nuevos sensores derivan de su consumo un 85% inferior respecto a los sensores similares en lazo cerrado, por lo que ahorran hasta 150 kWh al año. El sensor FRS, que no tiene núcleo magnético ni devanado de cobre secundario, una bobina Rogowski integrada y una matriz de elementos Hall, recorta los costes de las materias primas y reduce las pérdidas de potencia. El sencillo diseño y montaje de la barra colectora disminuye el número de dispositivos necesarios, y ambos sensores están hechos con un material 100% reciclable al final de su vida útil. Además, gracias a las cortas cadenas locales de suministro de LEM en Europa y a un encapsulado 100% reciclable, la huella de carbono total de los sensores se minimiza desde el punto de vista del transporte y la entrega del producto.

Los nuevos sensores, tan apropiados para aplicaciones en el lateral de la vía de tracción y a bordo en el sector ferroviario, también pueden ser utilizados en turbinas eólicas y electrolizadores de hidrógeno, pueden también ser utilizados en variadores de frecuencia industriales de baja y media tensión, aplicaciones de soldadura por inducción y monitorización de la red de CC.

Entre las principales ventajas que ofrecen los dos nuevos sensores de LEM hay una combinación de una excelente exactitud y una elevada integridad de señal, con una corriente de salida de 4 a 20 mA. Los elementos Hall aseguran una deriva más baja respecto a la temperatura, un menor offset eléctrico y menos ruido si se compara con las alternativas en lazo abierto. Entre sus otras ventajas se encuentran el tiempo rápido de respuesta debido a la eliminación de cualquier efecto de filtro paso bajo por las corrientes parásitas en el núcleo magnético.

Los nuevos sensores resisten altas dI/dt y contenido de alta frecuencia, y su diseño para medida sin núcleo les permite mantener la exactitud y la funcionalidad pese a las sobrecorrientes. Su fuente de alimentación unipolar también disminuye el consumo y los costes del sistema respecto a las tradicionales fuentes de alimentación bipolares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *