Cable submarino para instalaciones en profundidad

Desarrollado por el Área de Innovación e Ingeniería de Producto de OPTRAL, el nuevo modelo soporta presiones de más de 50 bares, lo que garantiza una estanqueidad total, como demuestran los resultados obtenidos en el Centro de Ensayos, Investigación y Servicios (CEIS), situado en Móstoles (Madrid).

El Grupo COFITEL, compañía especializada en soluciones para comunicaciones con presencia en España, Portugal y Argelia, presenta un nuevo cable submarino de OPTRAL que ser puede instalar a más de 500 metros de profundidad en agua dulce o salada.

El CEIS emitió el certificado número CEL-0859/20-1 con fecha de 13-11-2020 sobre el cable de tipo CFO AL-SWA-PE UNDERSEA 125 kN (ET.94.875) bajo la recomendación CIGRÉ 623 TB, 2015, “Recommendations for mechanical testing of submarine cables”.

Este diseño permite a OPTRAL y Grupo COFITEL “sumergirse” en un nuevo mundo de oportunidades, ya que hasta ahora su oferta se centraba en cables submarinos para profundidades de hasta 100 metros, fabricados con elementos de protección (alambres de acero) y cubiertas de polietileno.

Para esto, el cable de tipo CFO AL-SWA-PE UNDERSEA 125 kN incorpora un tubo de aluminio relleno con gel sobre el núcleo óptico que puede alojar hasta 96 fibras ópticas y resistir al aplastamiento al soportar fuerzas de hasta 10 kN.

Este cable también cuenta con cintas absorbentes de grado marino para conseguir una mayor seguridad al bloqueo del agua en caso de fisuras en las cubiertas como consecuencia de enganche con algún objeto de arrastre, mordeduras de animales marinos, desprendimientos o caídas de materiales.

Disponible en configuraciones multimodo (10, 40 y 100 Gbps) y monomodo (10, 40, 100, 200 y 400 Gbps) con fibra OM3, OM4, OM4+ y OS2, este novedoso sistema se convierte en la solución ideal para trabajar con velocidades de más de 10 GbE.

También se encuentra en fase de desarrollo una versión con un núcleo óptico en tubo de acero inoxidable para hasta 96 fibras ópticas, en bundles de 12 y 24 fibras y con longitudes entre 4000 y 5000 metros por bobina.

Los cables submarinos de fibra óptica permiten la transmisión de grandes anchos de banda a distancias extremadamente largas, sorteando cualquier accidente geográfico natural o artificial.

Written by